Despierta Tu Consciencia

Despierta tu Yo Interior,
Descubre la Magia de tu Potencial.

Descubre en ti La Consciencia Cristica.

Foro/articulos

Post Reply
Forum Home > Cuestiona Tu Realidad > El Poder De Nuestro Potencial

despiertatuconsciencia
Site Owner
Posts: 81


El paso del sueño a la vigilia produce cierto número de modificaciones en el organismo. Por ejemplo, cam­bia la tensión arterial y se altera el influjo nervioso. Si existe, como creemos, otro estado, digamos un estado de supervigilia, un estado de conciencia superior, el paso debe también ir acompañado de diversas transfor­maciones.


 

Ahora bien, todos sabemos que, para ciertos hom­bres, el hecho de salir del sueño es doloroso o al menos violentamente desagradable. La medicina moderna tie­ne en cuenta este fenómeno y distingue dos tipos hu­manos partiendo de su reacción al despertar.


 

¿Qué es el estado de superconciencia, de conciencia realmente despierta? Los hombres que lo han expe­rimentado nos lo describen, a su regreso, con dificultad. El lenguaje falla en parte para explicarlo. Sabemos que puede alcanzarse voluntariamente. Todos los ejercicios de los místicos tienden a este fin. Sabemos también que es posible —como dice Vivekananda— «que un hombre que no conoce esta ciencia (la ciencia de los ejercicios místicos) puede llegar por casualidad a aquel estado». La literatura poética del mundo entero rebosa de testimo­nios sobre estas bruscas iluminaciones. ¿Y cuántos hom­bres, que no son ni poetas ni místicos, han sentido que, durante una fracción de segundo, rozaban aquel estado? Comparemos este estado singular, excepcional, a otro también excepcional. Los médicos y los psicólo­gos empiezan a estudiar, por necesidades del Ejército, el comportamiento del ser humano en la caída sin peso.


 

Más allá de cierto grado de aceleración, el peso se en­cuentra abolido. El pasajero del avión experimental lanzado en picado flota durante algunos segundos. Se advierte que, para ciertos pasajeros, esta caída va acom­pañada de una sensación de extrema dicha. Para otros, de extrema angustia, de horror.


 

Pues bien, es posible que el paso —o el esbozo de un paso— entre el estado de vigilia ordinario y el estado de conciencia superior (iluminativo, mágico) produzca ciertos cambios sutiles en el organismo, desagradables para ciertos hombres y agradables para otros. El estudio de la fisiología relacionada con los estados de conciencia es todavía embrionario. Empieza a hacer algunos pro­gresos con la hibernación. La fisiología del estado supe­rior de conciencia no ha llamado todavía la atención de los sabios, salvo algunas excepciones. Si se acepta nues­tra hipótesis, se comprende la existencia de un tipo hu­mano racionalista, positivista, agresivo por autodefensa en cuanto se trata, en literatura, en filosofía o en ciencias, de salir del campo en que se ejercita la conciencia en su estado ordinario. Y se comprende la existencia del tipo espiritualista, para quien toda alusión a un más allá de la razón produce la sensación de un paraíso perdido. En el fondo de una inmensa querella escolástica, volveríamos a encontrar el humilde «Yo amo o yo no amo». Pero, ¿qué es lo que, en nosotros, ama o no ama? En verdad, no es jamás Yo: «Esto ama, o esto no ama, en mí», y nada más. Alejémonos, pues, lo más posible del falso problema espiritualismo-materialismo, que tal vez no es más que un verdadero problema de alergias. Lo esencial es saber si el hombre posee, en sus regiones inexploradas, instrumentos superiores, enormes amplificadores de su inteligencia, el equipo completo para conquistar y com­prender el Universo, para conquistarse y comprenderse a sí mismo, para asumir la totalidad de su destino.


 

Bodhidarma, fundador del budismo Zen, un día que estaba meditando, se durmió (es decir, volvió a caer, por inadvertencia, en el estado de conciencia habi­tual en la mayoría de los hombres). Esta falta le pa­reció tan horrible que se cortó los párpados. Éstos, según la leyenda, cayeron al suelo, y enseguida na­ció de ellos la primera planta de té. El té, que pre­serva del sueño, es la flor que simboliza el deseo de los sabios de mantenerse despiertos, y por esto, sé dice, «el gusto del té y el gusto del Zen son pare­cidos».


 

(...)


 

Esta noción del «estado de alerta» parece ser tan vieja como la Humanidad. Es la clave de los más anti­guos textos religiosos, y acaso el hombre de Cromagnon buscaba ya alcanzar este tercer estado. El cálculo de las fechas por medio del radiocarbono ha permitido comprobar que los indios del sudeste de México, hace más de seis mil años, comían ciertas setas para provo­car la hiperlucidez. Se trata siempre de conseguir que se abra el tercer ojo, de rebasar el estado de conciencia ordinario en que todo son sólo ilusiones, prolongación de los sueños del sueño profundo. «Despierta, hombre dormido, ¡despierta!» Desde el Evangelio hasta los cuentos de hadas, encontraremos siempre la misma amonestación.


 

Sin embargo, parece posible que el espíritu pueda elevarse por encima de este sendero,no caminar por él: gozar de una vista total y desplazarse a la manera de los pájaros o de los aviones. Esto es lo que los místicos llaman «estado de alerta».Por lo demás, ¿se trata de uno o de varios estados de alerta? Todo invita a pensar que hay varios estados, como hay varias alturas de vuelo. El primer escalón se llama genio.


 

Los otros son desconocidos de la muchedumbre y tenidos por leyendas. Troya también era una leyenda antes de que las excavaciones revelasen su existencia verdadera.


 

Si los hombres tienen dentro de ellos mismos la posibilidad física de ascender a éste o a estos estados de alerta, la búsqueda de los medios de emplear aquella posibilidad debería ser la finalidad principal de su vida. Si mi cerebro posee las máquinas necesarias, si todo esto no es sólo del dominio religioso o místico, si todo eso no depende exclusivamente de una «gracia» o de una «iniciación mágica»,sino de ciertas técnicas, de ciertas actitudes interiores y exteriores capaces de poner en funcionamiento aquellas máquinas, entonces comprendo que mi única ambición, mi tarea esencial,debería ser la conquista del estado de alerta, del espíritu de vuelo.


 

 

 

 

 

 

 

Es decir,el Despertar De la Consciencia,la iluminación,nos da la oportunidad (o es el efecto) de transformar nuestro cuerpo,comenzando por las células y el ADN.Vamos,una mutación (seria la consecuencia).


 

 

 

 

 

Añado las palabras de Parise en su libro "los once pasos de la magia",ya sabeís,la ley de la atracción:


"Desde el inicio de la historia,la humanidad transmite un legado que enseña que e sposible usar fuerzas sutiles que ayudan al hombre en su vida.Ese mismo legado inequívocamente ha señalado también que una profunda transformación se produce en quién toma el camino que conduce a alcanzar tales fuerzas.De hecho,quien emprende estos pasos ha recibido los míticos nombres de Héroe,Chamán,Brujo y mago."


 

 

 

 

He visto que nuestro amigo Spiner ha abierto un post preguntando ¿Que hacemos los jedis para cambiar el mundo además de escribir en el foro?.Y claro,todo se resume en lo que dice nuestro amigo Michael Jackson: "Si quieres que el mundo cambie,cambia tu mismo".


 

¿Tenemos que Despertar a los demás,o tenemos que hacer un cambio (una mutación) nosotros mismos para realizar un cambio QUE SE PUEDA VER?.Porque claro,nosotros,los que visitamos este foro,seguimos esta frase: "No se trata de ver para creer,si no de creer para ver".O ésta otra: "Aquellos que creen en la magia,están destinados a encontrarla".


 

Pero vivimos por alguna extraña o tan simple razón que no entiendo de momento,en una sociedad en la cual sólo se cree lo que se puede ver,y que,no cree en la "magia".Hace 2000 años alguien sabía como manipular la materia con el pensamiento y la palabra,y no lo ocultó.


 

Cambio de pensamiento/creencias ---------> Oportunidad de cambiar nuestra genética --------------> Cambio físico.


 

 

 

Si queremos ver el milagro que todos queremos,un mundo lleno de amor,tenemos que ponernos REALMENTE manos a la obra,y me incluyo.La gente necesita VER milagros.Es una pena,pero es así.Y nosotros (Los Despiertos,o los que vamos camino de ello) somos los únicos que podemos realizar ese objetivo,teniendo en cuenta que pueden darse también eventos exteriores.Pero como no vamos a estar esperando a esa ayuda exterior,pues tendremos que ser nosotros.


 

 

 

En mi opinión,y aunque profundizaré más en este tema estos días,creo que estamos evolucionando hacia una especie nueva por voluntad propia,con una pequeña ayuda.Esa seria la consecuencia del Despertar de la consciencia,la iluminación.Una transformación que nos dará una mayor comprensión del universo y que nos ayudará a vivir en el amor por la vida y el universo.<>


 

 

 

Creo que AHORA mismo se está dando ese cambio.Y nosotros podemos acelerarlo o atrasarlo a nuestro antojo.Sabemos que el universo es algo mental.Sabemos que sólo existe el AHORA,puesto que el pasado y el futuro son proyecciones mentales.Sabemos que el universo,o la fuente del ser es "abundante,ilimitado y extrañamente complaciente".Nosotros podemos activar nuestras "antenas" inactivas del ADN.Podemos controlar los elementos y hacer que los llamados "milagros" sean algo natural en nuestras vidas.Nosotros tenemos ese poder.


--

"No somos humanos en un viaje espiritual,sino espiritus en un viaje humano"

10 Ee abril Ee 2015 a las 15:42 Flag Quote & Reply

You must login to post.

Sobre La Web


Esta Web no pretende convencer,solo informar.

Para subir videos y publicar comentarios o articulos teneis que resgistraros.

Gracias.


 


 


Es El Momento De Despertar


Visitantes Totales (Desde 20/3/14)